miércoles, 15 de noviembre de 2017

Maratón de Atenas 2017

Yásas Marathónas

Creo que es la manera más correcta de saludarte en este nuevo encuentro que nos ha llevado hasta tus orígenes, Atenas, y llevamos 11, como premio a lo que sucedió hace exactamente 8 meses en Barcelona (crónica) ahora te toca correr en tu casa, conscientes de que intentaras convertirlo por tu parte en una autentica tragedia griega aunque cuento con la mejor motivación que puede existir para que tus planes no se lleven a cabo. 

Será un encuentro atípico con punto de incio en Marathon hasta la ciudad de Atenas, exactamente en el estadio Panathinaikó uno de los estadios mas antiguos del mundo que acogieron los primeros juegos olímpicos de la era moderna (1896) solo faltaba que llegaran las 09:00 de la mañana para recorrer de nuevo tus 42,195 metros, un menú en esta ocasión especial, el más auténtico, el original, incluyendo photocall con la llama olímpica y sin ningún tipo de ayuda de liebres durante el recorrido. 


La espera fue larga y fría hasta llegar a ti, ofreciéndonos un entrante de 5 kilómetros sin complicaciones queriéndote ganar nuestra confianza seguidos de otros 5 kilómetros, en total 42'09" en tus primeros 10.000 metros bastante llanos, un plato relativamente fácil de digerir, aunque no te voy a negar que me vine arriba con todo lo que estaba ocurriendo, pero a partir ahí nos hiciste ver la realidad con 8 kilómetros de auténtico tobogán como si se tratase de una sopa donde supimos tomarla para no quemarnos incluso con viento en contra desde que nos recibiste. 

Lo fuerte llegaría en el kilómetro 18 sin apenas respiro con 14 kilómetros cuesta arriba, un plato difícil de digerir que kilómetro a kilómetro superábamos, así en la mitad de la cita con un tiempo de 1h31'30" seguíamos con la idea que en el kilómetro 31 acababa gran parte del recorrido y a él llegamos, un auténtico repecho, un último trozo que querías que nos sentara mal, pero desde un principio sabíamos que hay estaba aunque sin saber su intensidad. 

Nuestro objetivo de carrera se había cumplido, llegar al kilómetro 31 sin que nos hubieses empachado para encarar los 11 kilómetros restantes de la mejor forma física posible, ese postre engañoso que tenias preparado para darnos la entrada Atenas camino del estadio Panathinaikó, kilómetros que no fueron nada fáciles de recorrer y gran parte de ellos en solitario desde hacía minutos, pero el pensar en quien y lo que nos esperaba en él nos hacía más fuertes. 

El momento esperado desde hacía 8 meses en nuestra cabeza y desde tu inicio llegaba, lo teníamos enfrente, recorrer tus últimos 170 metros sobre ese tartán de color negro, era la auténtica guinda del menú que tenias preparado, difícil de explicar en palabras, acabando de la mejor manera posible con el sabor más dulce que podemos tener en esta vida, cruzando la línea de meta en 3h10'19" y una posición 276/14.752 que ni mucho menos esperábamos.


Como dijo Filipides Nenikékamen!!! 

De lo que pretendías desde un inicio se convirtiera en una auténtica tragedia griega acabo convirtiéndose en una de nuestras mejores maratones gestionadas de inicio a fin, sin duda la más dura, de las que recordaremos toda la vida y permíteme que te haga un guiño, se que nos volveremos a encontrar muchas más veces pero la próxima internacional sera aun mas especial...


Kalí andámosi!!!